Cada momento vivido, cada actuación fueron una experiencia de vida que jamás olvidaré. Los compañeros de ruta, con los que compartí momentos inolvidables. A todos y a todo os llevo en mi corazón. Pero de una manera especial siempre tendré atesorada en mi alma, a mi segunda  patria, Argentina. Gracias porque nunca me sentí extranjera en tu tierra.                                                               

                                                        Luna Maria